@2023 hecho por Charlotte. Creado con Wix.com

¿Quiénes somos?

Montessori Esplugues es una comunidad de aprendizaje creada por familias y profesionales de educación que ofrecen y dirigen un espacio de aprendizaje activo y 100% Montessori para niños y niñas de todos los niveles económicos, sin importar la etnia o religión.

 

Apostamos por una educación para la paz, igualdad y respetuoso con el desarrollo del niño/a. Además, ofrecemos acompañamiento y formación en pedagogías respetuosas para maestros, familias y profesionales de la educación. Además de una formación gratuita para voluntarios de la asociación.

 

En los últimos 10 años las escuelas Montessori han crecido por toda la península muy rápidamente. Sin embargo, la gran mayoría de proyectos son entidades privadas con un gasto económico muy elevado para las familias, lo que provoca que sólo unos cuantos pueden acceder. Contrariamente a esto, Maria Montessori abrió muchas escuelas en Barcelona durante los años 20 y 30, escuelas subvencionadas por la Generalidad de Cataluña. Nuestro objetivo es recuperar el proyecto que María Montessori dejó y acercar la pedagogía todos.

 

Todo comenzó...

Nuestro pasado

Todo empezó como una pequeña semilla ...

 

A principios del año 2016, María soñaba con un proyecto pedagógico que tuviera como meta acompañar los procesos naturales de los niños en un lugar de calma, donde ellos fueran los protagonistas de su propio aprendizaje. Apoyada por su familia, decidió ofrecer como espacio su propio hogar, y fue entonces cuando en septiembre del mismo año comenzó su camino como Madre de día de la mano de 4 familias que buscaban un espacio de respeto y amor para sus pequeños.

 

Según iba pasando el año, se establecieron nuevos lazos con nuevas familias hasta crear entre todos una nueva familia donde se compartían alegrías, experiencias, inquietudes, preguntas y búsqueda de respuestas. A principios del curso 2017, la familia creció acogiendo a Lucía, guía Montessori, y se constituyó la Asociación Montessori Esplugues. Un grupo de familias con el deseo de crecer juntos bajo la filosofía Montessori.

Escuela Montessori Esplugues

La Associación Montessori Esplugues

Nuestro presente

La asociación Montessori Esplugues nace con el fin de vivir, sentir y compartir el desarrollo natural de los niños en un ambiente preparado para experimentar, descubrir, construir, observar y en definitiva aprender de y para la vida.


Somos un Centro de Apoyo Familiar asociado al Alpic. Los Centros de Apoyo Familiar es un recurso dirigido a las familias que tienen dificultades para conciliar su vida laboral con el cuidado de sus hijos e hijas. Por este motivo, podemos ofrecer servicios de guarda y acompañamiento infantil para niños y niñas a partir de 4 meses con horario y tarifas flexibles para adaptarse al máximo a las necesidades particulares de cada familia.


Los adultos guían, acompañan y preparan el espacio para satisfacer las necesidades emocionales, físicas e intelectuales que presentan los niños en su plan de desarrollo. Siempre atentos y observadores, desde una mirada amorosa y cálida.

La asociación cuenta con el nombre de Montessori, pedagogía que destacada por el amor y respeto hacia el niño, siguiendo los procesos naturales del ser humano y su motivación interna para aprender del entorno.

Este espacio también es un lugar de encuentro para los padres, madres y cualquier persona interesada en la crianza, educación y acompañamiento de la infancia. Por ello, realizamos talleres, charlas, conferencias y encuentros con el fin de divulgar la pedagogía Montessori, así como disciplina positiva, acompañamiento emocional, escuela viva, movimiento libre, crianza respetuosa, grupos de lactancia, etc.

Nuestro futuro

Ahora Montessori Esplugues dirige un espacio Montessori creado científicamente para niños y niñas de 2 a 6 años.

 

Sin embargo, el nuestro proyecto es un proyecto de vida y nuestro objetivo es poder ofrecer una escuela de 0 a 12 años para todo el mundo.

 

Día a día, gracias a las comisiones y las relaciones de la asociación con otras entidades, estamos dando los pasos necesarios para obtener las ayudas y la financiación necesaria para una educación de calidad, científica y respetuosa.

Acompañantes, guías, madres, hijas, personas. 

Marina Alba

Amante de la naturaleza, el mar y el mundo.

Guía Montessori 0-3 años

Maestra de infantil

Educadora de disciplina positiva primera infancia

 

Desde pequeña he estado investigando la manera de cómo aportar mi granito de arena en el mundo, primero como niña y luego como adulta.

 

Mi experiencia en este ámbito comenzó siendo monitora voluntaria del esparcimiento de mi ciudad durante 9 años. Esta experiencia supuso adentrarme en un mundo en el que me hizo encender una chispa que ya llevaba conmigo desde siempre "ayudar a cambiar el mundo desde las raíces".

 

Decidí formarme no sólo como profesional del mundo educativo del ámbito no formal, sino que también lo hice como técnica de educación infantil y más tarde como maestra de infantil.

 

Al entrar en el sistema actual, me di cuenta que todo lo que había estado soñando ser, no me llenaba ni en el ámbito profesional ni en lo personal, y entonces algo se removió en mi interior. Mis pensamientos se enfocaban en la manera que teníamos que intervenir en la educación de los más pequeños y la poca relación que tenía con lo que realmente necesitan los niños.

 

Investigué más opciones y así llegué a la filosofía Montessori, la cual ha revolucionado mi mundo tal como lo conocía hasta entonces. Por este motivo, me formé como guía Montessori en la etapa de 0 a 3 años y cada día tengo más y más ganas de seguir aprendiendo, ya la vez, sentirme participe de un cambio educativo, acompañando y guiando a los niños ya las familias que comparten las mismas inquietudes que yo.

 

Laia Ventosa

Amante de la música y de lo desconocido

Asistente Montessori

Maestra de infantil 

Especialista en educación inclusiva

 

Cuando decidí estudiar para ser educadora no lo tenía del todo claro, ha sido durante el camino que he ido confirmando que sí, que esto es lo que quiero. La gran responsabilidad que supone formar parte de la vida de los más pequeños, de su formación como personas y poder contribuir así a crear una sociedad mejor es mi motor, lo que me motiva y me llena.

Este camino empezó con el grado de educación infantil, en el cual, si bien es cierto que hay muchas cosas a mejorar, también me permitió abrir los ojos a todo un nuevo mundo para mi. Pero vi que a las escuelas no se aseguraba el aprendizaje de todos los niños y niñas, con gran diversidad de necesidades, y que yo tampoco tenía las herramientas para hacerlo. Por eso, estudié educación inclusiva, con la intención de poder llegar a todos y todas.

Después, mientras hacía de monitora, quise saber en qué consistía una pegadogía bastante desconocida para mi: la de María Montessori. Sin ninguna formación en esta y unas ideas muy básicas, entré primero como voluntaria en esta escuelita, donde descubrí otro mundo nuevo y maravilloso.

 

Audrey Lamaison

Amante de la música y de lo desconocido

Asistente Montessori

Maestra de infantil 

Especialista en educación inclusiva

 

Cuando decidí estudiar para ser educadora no lo tenía del todo claro, ha sido durante el camino que he ido confirmando que sí, que esto es lo que quiero. La gran responsabilidad que supone formar parte de la vida de los más pequeños, de su formación como personas y poder contribuir así a crear una sociedad mejor es mi motor, lo que me motiva y me llena.

Este camino empezó con el grado de educación infantil, en el cual, si bien es cierto que hay muchas cosas a mejorar, también me permitió abrir los ojos a todo un nuevo mundo para mi. Pero vi que a las escuelas no se aseguraba el aprendizaje de todos los niños y niñas, con gran diversidad de necesidades, y que yo tampoco tenía las herramientas para hacerlo. Por eso, estudié educación inclusiva, con la intención de poder llegar a todos y todas.

Después, mientras hacía de monitora, quise saber en qué consistía una pegadogía bastante desconocida para mi: la de María Montessori. Sin ninguna formación en esta y unas ideas muy básicas, entré primero como voluntaria en esta escuelita, donde descubrí otro mundo nuevo y maravilloso.

 

 

María Garcia

Amante de la literatura y viajera empedernida. Asistente Montessori

Administrativa

 

Empecé mi vida laboral en el mundo de la Administración y me dediqué a esto durante muchos años. Pero mi mundo cambió cuando tuve a mis hijas. Durante sus primeros años dediqué todo mi tiempo y amor a su crianza. Cuando fueron grandes me di cuenta de algo nunca me había planteado: la pasión por la educación.

 

Ellas habían movido algo en mí, ya no podía volver a trabajar del mismo, lo que más feliz me hacía era participar y acompañar a los pequeños durante sus primeros años de vida. Así que volví a estudiar, cursé jardín de infancia y me enamoré de la filosofía Montessori así como también del enfoque de la pediatra Emmi Pikler.

 

Justo antes de empezar a estudiar, empecé a acompañar a pequeños de entre 0 y 3 años en sus casas, con el fin de dar una alternativa a las familias de las escuelas infantiles, más personalizada y cálida. Ahora, después de aquellos años, ofrecí mi hogar, un ambiente preparado, cálido, con el propósito de que crezcan felices y a su ritmo.

Lucía Gallego

Soñadora, curiosa y revolucionaria.

Guía Montessori AMI 0-6 años

Maestra de infantil y primaria 

Educadora de disciplina positiva primera infancia

 

Siempre quise contribuir a un cambio y por eso decidí dedicarme a la educación. Me gradué en magisterio y tras varios años trabajando como tutora y asistente en escuelas tradicionales, decidí dejar de lado esta tipología de escuela y me formé como Guía Montessori AMI.

 

Gracias a ello, tuve la gran suerte de viajar a Madrid y trabajó como guía Montessori de 0 a 3 y de 3 a 6 años en una escuela Montessori. Participé también como coordinadora pedagógica. Además desarrollamos un programa de formación divulgativa de la pedagogía Montessori para educadores infantiles en diferentes escuelas privadas, concertadas y públicas de Madrid, Valladolid y Santander. También participé en la organización del II y III encuentro Montessori para educadores y familias en Madrid, donde además pude colaborar como ponente.

 

Después de todo este tiempo, vuelvo a casa, Barcelona, ​​con el fin de estar más cerca de mi familia y poder crear un proyecto educativo Montessori de calidad y familiar.